lunes, 24 de marzo de 2008

Pijama de rayas

Después de unos días de asueto semana santero tocaba la vuelta al trabajo, a la gran ciudad y a la rutina diaria. Decidida a no sobrepasar el presupuesto destinado a transporte, opté por viajar en autobús y aunque tardé mil horas en llegar a mi “dulce hogar” y mi culo quedó liso como una tabla, de estar tanto tiempo aposentado en un incómodo sillón, ocurrió algo que me dejó un regusto dulce y a la vez amargo en la boca.
El objeto provocador de esa sensación tan contradictoria y ése que alegró las interminables horas del viaje fue un libro, pero no un libro cualquiera no, éste tenía una portada curiosísima: a rayas en dos tonos azules y se titulaba El niño con el pijama de rayas.
Supongo que a estas alturas de la película no quedará casi bicho viviente en toda la faz de la Tierra que no haya leído esta genial obra. Sin embargo, acostumbro a ir un poquito por detrás de la gente lectora y claro cuando yo creo tener una novedad, tod@s vienen ya de vuelta y andan enfrascados en la segunda parte de tal título o tienen en sus manos el siguiente best seller de tal autor. En este caso me da igual, el libro con la portada a rayas merece que se hable largo y tendido sobre él, por supuesto que se hable bien, no podría ser de otra manera ahora que lo pienso.
El niño con el pijama de rayas es un canto a la paz, una llamada al fin de los conflictos tan abundantes a lo largo y ancho del planeta. La obra de John Boyle se basa en la inocente y tierna visión de Bruno, un dulce niño de 9 años que tiene la mala suerte de vivir un conflicto armado. Sorprenden los ingenuos pensamientos del pequeño que parecen servirle para construir una realidad paralela, mucho más amable que la que está viviendo. Pensamientos que hacen que el adulto que está leyendo el relato esboce una media sonrisa, que se solidarice con tan linda criaturita, que de repente vuelva ser un niño que quiere jugar a exploradores, volver a ver a sus tres amigos para toda la vida que se quedaron en su antigua ciudad y demostrarle a una hermana que es tonta de remate lo listo que es y lo ridícula que resulta ella cuando tontea con un joven y repelente soldado.
De lectura obligada, esta obra con más de 13 ediciones a sus espaldas, adentra al lector en unos hechos de la historia que fueron muy dolorosos, crueles, injustos y altamente perversos. Unos hechos que hacen pensar en la supuesta racionalidad del ser humano y que tristemente siguen sucediéndose en nuestros días.
El niño con el pijama de rayas me hace pensar en esas pequeñas víctimas de los conflictos que son los niños. Está claro que una guerra es dolorosa para cualquier persona pero un niño es más vulnerable al ataque, a las consecuencias, a la incomprensión. Después de leer esta maravilla de libro, se me vienen a la cabeza las abundantes imágenes televisivas en las que se ven a niños heridos, mutilados, llorando, huérfanos, víctimas de un atentado terrorista, de una guerra, de un conflicto…y la verdad es que se me pone el cuerpo bastante malo, digamos que algo dentro de mí se sacude. Eso es lo que te hace sentir El niño con el pijama de rayas, una sacudida en tu interior para que te acerques desde lejos a ese sufrimiento, para que seas consciente del terror y reflexiones sobre él. En definitiva, para que seas persona.
En mi opinión se lleva un 10 ó 5 estrellas, al gusto.

16 comentarios:

Shopaholic dijo...

Yo tampoco me lo he leido todavia... pero ya me lo han recomendado muchos amigos asi que pronto me pondre con el.

Un besazo, y me alegro de que hayas vuelto!

Mar Kiddo dijo...

leí hasta donde ponía "el niño con el pijamas de rayas",...porque es lo que tengo ahora mismo en mis manos,...llevo muy poquito(capitulo3) y no se si saborearlo del tirón o poquito a poco,..:S
Asi que no digo más y a leer otro poquito :) Un BesoTe

chicochuc dijo...

Yo tampoco me lo he leido, aunque lo tengo en la mesilla esperando. Me lo regalaron como buenisimo!
Besos

karen dijo...

Yo también formo parte de ese pequeño porcentaje de bichos que aún no lo ha leído, pero ya lo tengo en la interminable cola de los que tengo por leer...

Saludos...

Ava Gardner dijo...

mi ojo no lo leyó. así que, por lo que veo, no hay que sentirse mal (puesto que no es el único).

unrinconcitoenelmundo dijo...

Veo que todas estais dispuestas a embarcaros en la lectura de "El niño con el pijama de rayas", ¡ánimo! no os defraudará ¡en serio!
Besitos wapas!

Namy dijo...

no había oido hablar antes de él...
pero creeme que despues de este genial post que le has dedicado, tonta sería si no lo leo, y será el siguiente libro que lea...
en serio, la forma en que relatas las cosas convence, gusta y llena...en serio, es un placer leerte, la verdad que se te echa de menos cuando pasan unos dias sin actualización...
gracias por la recomendación.
ah, y no he querido leer la parte en la que cuentas de que va, me gusta leer ingnorando los detalles.
besitos.

unrinconcitoenelmundo dijo...

Namy mil gracias por tus comentarios eres un encanto hija ¿lo sabías? ¡pues ya lo sabes!
A mí con las sinópsis de las pelis y libros me pasa un poco como a tí, prefiero ni leerlas, o solo por encimilla lo confiesoooo.... Pero tampoco aquí he contado gran cosa ehh!! He procurado no destriparle la lectura a nadie, je, je!
Besitos!

susana dijo...

Umm sere un bixo viviente? jajaja no lo he leido wapa en cuanto acabe con la II de los pilares lo pillo y te cuento..

Bsotes!

Terrorista del Amor dijo...

bueno, yo no lo he leido, así que me has animado a leerlo, aunque hoy no se porqué varios blogs que estoy repasando me recomiendan lecturas, todas ellas geniales y no puede uno hacer todo a la vez

bss

Lisa Edwards dijo...

Jo, yo tampoco lo he leido...

thesil dijo...

Pues no has sido la última porque yo tampoco me lo he leido aun. Eso si, lo tengo mega fichado y seguramente me lo compraré cuando las vacaciones estén cerca ya que una de mis pasiones es leer en vacaciones sin prisa ninguna y horas y horas.
Besos

susanauve dijo...

ayyy!!! yo me lo estoy leyendo.... es una lección de vida.
saludos!!!

Raquel dijo...

nena postea!!

lunatica dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
lunatica dijo...

un libro hermoso, pero muy triste.